Reflejos


Cuando algo no funciona en nosotros, solemos ponernos de manera inconsciente frente a personas y situaciones en las que nos reflejamos como si de espejos se tratasen. De éste modo materializamos a través de los sentidos y emociones que nos provocan sus actitudes que son las nuestras propias también.

Si en vez de sentirlo como un castigo o algo incomodo lo tomamos como una oportunidad, hemos conseguido dar el primer paso, que es la aceptación, la aceptación de que algo personal no funciona como debería.

Cuando sientas que alguien te molesta con su actitud o situación practica la observación. Visualiza una situación similar y como si estuvieras viendo una peli, recreala, aquí el protagonista eres tú mismo. Y comienza a observarte, sin juicios.

Es una forma más de autoconocimiento y de crear empatía.