Las galletitas

Esperando su vuelo, había una chica que decidió comprar en la tienda unas galletitas y una botellita de agua para amenizar su espera, porque su vuelo llevaba retraso.
 Se sentó, saco la botellita y la puso en el banco justo a su lado y comenzó a leer su libro.

Enfrascada en su lectura, sintió que alguien se sentó a su lado. Y una voz le sacó de su lectura para decirle: "señorita, quiere unas galletitas?
Sorprendida por aquel gesto de mala educación por parte del chico. Le coge el paquetito y coge una galleta mirándolo descaradamente, mientras el joven sonríe, intrigado sin entender muy bien la actitud. El vuelve a coger el paquete y continúa comiendo, mientras ella pensaba: "Que descarado y maleducado"
De vez en cuando y entre galletas, la chica lo miraba mal, a ver si de éste modo el se daba cuenta.Cuando por megafonía es anunciada la salida del vuelo de la chica, que se levanta pensando en decirle al chico que se quedara con el paquete de galletitas. Pero en vez de eso, y sin despedirse, sale corriendo hacia la puerta de embarque.
 Cuando se acomoda en su asiento, coge su bolso para guardar el libro y al meter la mano descubre que junto a la botellita de agua está el paquete de galletitas, intacto.
 Había hecho un juicio injusto del chico, que había sido tan generoso, pero ya había perdido la oportunidad de volverse a pedir disculpas.
 Cuantas veces no habremos enjuiciado sin saber, sacando conclusiones apresuradas.