Mis mayores tesoros



 Una de mis mayores riquezas son mis amigos. Personas muy distintas entre ellos, quizás porque me guste la diversidad, o quizás porque tengo la suerte de tener “pocas cositas” pero de calidad. Compartir vivencias, pensamientos, aficiones, y sobre todo mucho Amor.

Me encantan esas conversaciones enriquecedoras
con mis amigos, que a veces, quizás puedan parecer “poco serias”, y es que no es necesario poner
demasiada sobriedad o color gris a lo que es
importante, al revés, si es importante debe ser motivo de alegría.

 Me gusta reir, yo necesito reir todos los días, sino mi mente empezará a inventar y a imaginar situaciones para tener un motivo. Los mejores momentos para la risa son "los momentos malos", momentos de adversidades, y no es cuestión de “ser positiva”, “ser irresponsable”, “estar loca” o “ser infantil”, reir porque sí, porque limpia alma.Y con mis amigos de verdad, esos con los que puedo REIR son… Mis mayores tesoros.

 Ese gran tesoro que son los amigos, hay que cuidarlo y mimarlo, porque cada uno de ellos representa una parte de nosotros mismos.  Conversar con un Amigo es hablar con Dios.