La lluvia de estrellas

Como cada año, en el mes de agosto, llega el día de San Lorenzo y con él sus lágrimas, o la lluvia de estrellas con ese bonito nombre, las perséidas.

Esta noche, me sentaré a mirar el cielo lleno de estrellas, y me asombraré de nuevo con el movimiento universal y con esa belleza tan singular que me hace imaginar otros mundos, volando entre las estrellas. Pensando en lo pequeños que somos y a la vez tan grandes.

Y a altas horas de la noche, cuando sea más propicio, y se comience a ver esa lluvia estelar dejaré de divagar.Y, por supuesto, pediré un deseo.

Así que ésta noche, me aliaré con el cielo para ser espectadora de la lluvia de estrella, las perséidas.