Mirar el pasado

El pasado sólo tiene la energía que le hemos puesto al recuerdo, a través de las emociones que lleva impreso.
 Vibramos en la frecuencia de la emoción que provoca el recuerdo; tristeza, alegría, miedo, amor, etc, pero evidentemente no con la misma intensidad que en aquel momento pasado.

 Por lo tanto, es difícil por no decir imposible que, aunque queramos, podamos conectar al 100% con ningún evento del pasado, bueno o malo.

 Y es que el pasado al final siempre es como una foto antigua, va perdiendo el color y la luz con la que se hizo. 

 Es por eso que  NO PODEMOS MIRAR AL PASADO CON LOS OJOS DE HOY