El Destino


Porque el destino no está escrito en firme, que se reescribe a cada momento, en cada respuesta a cada situación.
Porque en el universo no existe absolutamente nada estático ni aislado, todo son piezas de esa gran maquinaria, donde yo misma formo parte del entramado.

 No puedo pararme, sentarme y esperar si quiero que algo cambie.

 Dejo que la vida me indique y fluyo con la situación, porque ir en contracorriente no es natural y agota. Y siempre, en cualquier momento puedo cambiar el sentido, el rumbo, crear un camino nuevo, pero jamás en contra, porque ya me cansé de cansarme.

 Porque quiero vivir a tope cada una de las situaciones que yo misma haya creado y de esas vivencias, a veces equivocadas pero mías, observo como el universo coloca las fichas de manera adecuada, sin error.

 Siendo la dueña de mis modos y de mis tiempos. Siendo consciente de que la vida es un ensayo, y hay que vivirla como es, disfrutando de cada capitulo, incluso de cada toma falsa.


Porque el destino no tiene guión lo escribo en cada momento.