A través del silencio


A través del silencio conocí mis luces y mis sombras, sentí la necesidad de perdonarme y eliminar aquello que ya no tenía espacio, y que como ropa vieja, pedía a gritos renovarse.

La rabia, el miedo y la tristeza comenzaron a latir lento. 

 Fue entonces, cuando después de la liberación, entendí el significado del amor propio y disfruté viendo al fin, como la vida se desplegó ante mí con toda su gama de colores, y sencillamente sentí la libertad que da la no necesidad de propiedad.

El único sentido de la vida, era VIVIR.