Cuento Zen: Equilibrio compasivo