LA FLOR DE LOTO

                                                                                  Simboliza la pureza del corazón y de la mente. 
Nace y crece entre el barro, en lugares pantanosos y aguas estancadas, pero incluso así, en estas condiciones, su flor crece elevándose con una gran belleza.

El loto florece durante la noche y recibe al día con la flor abierta, simboliza el crecimiento espiritual.

Símbolo de la pureza que surge de entre la inmundicia, recordando la condición del hombre: hecho de material corrompible, su ser puede elevarse hacia planos sublimes

Cuando la flor está cerrada no huele, pero al abrirse su perfume es fuerte y parecido al del jacinto. Los pétalos se abren y elevan al amanecer, y al anochecer se vuelve a cerrar y se hunde bajo el agua.
 
Pureza, belleza, majestuosidad, gracia, fertilidad, abundancia, riqueza, sabiduría y serenidad 

A veces es bueno fijarse en la belleza que puede esconderse entre la inmundicia, cuando la búsqueda parte del corazón los ojos alcanzan a ver la belleza. Por que en esencia el corazón es de la materia que está confeccionada; fragancia, limpieza, ternura y suavidad.

Muchas veces pensamos que nuestra vida está mal, que todo está bocabajo, que nada funciona y todo es feo a nuestros ojos. Estamos entre nuestras sombras, y en nuestra oscuridad.

 Pero si nos paramos a observar con la mirada que busca el loto, que es la mirada desde el corazón encontramos la belleza, la abundancia, la sabiduría que existe en cualquier circunstancia y lugar.
A partir de ese momento es cuando estos atributos comienzan a florecer con más fuerza, porque la noche de nuestra vida, comienza a caer, y el día (la belleza, abundancia y sabiduría) comienza a crecer con majestuosidad. 

Cuando te cubran las sombras y llegue el anochecer, 
conecta con tu corazón y busca alrededor la flor del loto.